C/ Arenal, 2 - Planta 4ª, Dpto. 1, 48005 Bilbao
info@clinicaarriaga.com
944 793 663
Seguros - IMQ - ASEFA - PODOLRED - ASISA
may 17

Posturas para dormir

Una guía práctica de las mejores posturas para dormir y de cuidar nuestra columna vertebral.

Ergonomía para dormir

mar 4

Drenaje linfático, un masaje especial

Drenaje linfático, un masaje especial

Dentro del amplio espectro de tipos de masajes, nos encontramos con el drenaje linfático manual (DLM). Este masaje no es como los demás. No trata los músculos. Si estás con ellos a fondo, no estás haciendo DLM.
Para empezar, definamos esta técnica: El DLM es un conjunto de maniobras indoloras, suaves y con un orden determinado, para ayudar a eliminar edemas.

Bien, una vez definido, recordamos que nos suena de algo. Actualmente, la mayoría de la gente lo asocia a los linfedemas postmastectomía y radioterapia –su secuela más importante-. Y también lo conocen como el tratamiento posterior a la lipoescultura (liposucción clásica, cavitación, refining). Pues ayuda a eliminar los productos de desecho (nódulos de grasa, exceso de líquido, células, proteínas, etc) que permanecen en la zona intervenida y que pudieran interferir en el correcto proceso evolutivo.

¿QUÉ ES LA LINFA Y EL LINFEDEMA?
La linfa, ese líquido cuyo exceso queremos eliminar, es un líquido blanquecino que se localiza en casi todos los tejidos, entre las células. A su través se realizan los procesos de nutrición de las células y la eliminación de sus desechos.
El linfedema, independientemente de su origen, es el aumento de este líquido en una o varias zonas del organismo. Dificultando sus funciones vitales, a nivel intersticial.
Una vez que ha sido diagnosticado, un fisioterapeuta especializado, se encarga de cuantificarlo, tratarlo y seguirlo. Su arma: el DLM, las medidas de contención/comprensión, los ejercicios y las recomendaciones para la vida diaria.

EFECTOS DEL DLM
Sus efectos se observan tanto a nivel local como general.
Limpia y drena los tejidos, favoreciendo su nutrición, oxigenación y evacuación de productos de desecho –fisiológicos y/o postquirúrgicos-.
Mejora la microcirculación y aumenta el número de canales de drenaje, por lo que desinflama, disminuyendo el volumen de la zona y el dolor que esto provoca.
También potencia los efectos de los sistemas inmunológicos y s. Nervioso parasimpático.
Secundariamente regula el tono muscular y da lugar a un más que beneficioso efecto relajante.

INDICACIONES
Ya sólo leyendo sus beneficios, podemos intuir muchas indicaciones, pues no sólo es útil para los linfedemas post cáncer de mama, o lipoescultura.

Procesos que cursen con edemas distales, como las piernas hinchadas por patologías vasculares, retención de líquidos, etc.
Edemas locales postraumáticos o postquirúrgicos.
Linfedemas primarios.
Durante el embarazo: para descargar las piernas y para los edemas que suelen aparecer a lo largo de la gestación.
La relajación que provoca ayuda en casos de estrés y ansiedad.
Patologías de dermis y epidermis: s. Sudeck, celulitis, lipedemas, úlceras por presión, cicatrices…

 

CONTRAINDICACIONES
Existen cuadros que contraindican su uso, de manera definitiva o temporal. Hay que conocerlas:

  • S. del seno carotídeo
  • Linfangitis
  • Erisipela
  • Infecciones de la piel
  • Flebitis, trombosis, tromboflebitis
  • Tumores malignos
  • Insuficiencia cardíaca descompensada
  • Eccemas agudos
  • Varices tortuosas y con relieves
  • Insuficiencia renal crónica
  • Inflamaciones agudas

En una sesión de drenaje hay un rito, unas características importantes: la preparación del paciente, la relajación, el ambiente tranquilo y confortable. El diagnóstico de las zonas a tratar y cómo tratar y el masaje de drenaje en si. Todo dispone la ocasión, para disfrutar de un tratamiento del que saldremos inmediatamente beneficiados.

www.fisioenap.com

feb 26

¿Tu postura es buena en el trabajo?

¿Tu postura es buena en el trabajo?

¿Cómo puede actuar la fisioterapia en los distintos trabajos?

Los fisioterapeutas no solo trabajamos para la recuperación de la patología sino que también ponemos los medios para prevenir que aparezca la lesión, proporcionando un entorno laboral ergonómico.

La ergonomía es la ciencia que trata el diseño de los lugares de trabajo para optimizar el bienestar humano y el desempeño de la función. Se trata de adaptar el trabajo a las capacidades y posibilidades de la persona.

¿Qué sucede si trabajamos en un entorno mal adaptado?

Generalmente es en el trabajo donde más horas permanecemos a lo largo del día. Según el tipo de trabajo podemos encontrarnos distintos riesgos físicos que nos afectarán tanto a la salud como al rendimiento del mismo.

Permanecer muchas horas sentado frente al ordenador o de pie en la misma posición, realizar movimientos repetitivos en una cadena de producción, trasladar objetos pesados o la realización de trabajos de precisión manual son algunos ejemplos a tener en cuenta a la hora de valorar un puesto ergonómico de trabajo debido a que nos pueden suponer una carga postural, ya sea por la movilidad restringida o bien por las posturas mantenidas y/o repetitivas inadecuadas.

Todas las “malas posturas” y más si son mantenidas en el tiempo, darán lugar, a corto o largo plazo, a posibles lesiones musculares, articulares, trastornos circulatorios, etc. que nos provocarán dolor y con ello, una incapacidad laboral temporal.

¿Cómo podemos evitar las “malas posturas”?

Cada trabajo precisa una posición determinada de la persona, que a su vez debe estar adecuada al tipo morfológico de cada una, (altura, complexión, fuerza, etc.)

Se debe realizar un estudio del lugar de trabajo y además es recomendable hacer una valoración del trabajador para evaluar qué aspectos de la postura pueden afectar a su estado de salud físico.

Toda posición óptima debe suponer el menor gasto energético a nivel musculoesquelético.

¿Qué podemos hacer si ya ha aparecido el dolor?

Si no hemos sido capaces de prevenir la lesión derivada de la postura laboral y el dolor forma parte de nuestro día a día el primer paso a seguir es tener un buen diagnóstico médico que nos indique qué tipo de patología estamos sufriendo.

Con frecuencia nos encontramos, lesiones articulares (inflamación de la articulación por sobre uso, inestabilidad, distensiones ligamentosas, hernias discales, tendinitis, etc.) lesiones musculares (sobrecarga, contracturas, roturas fibrilares, etc.) patologías circulatorias (edemas, alteraciones varicosas, etc.) y por supuesto el tan habitual “dolor de espalda” (cervicalgia, dorsalgia, lumbalgia) que normalmente es una combinación de alteraciones articulares y musculares.

Una vez diagnosticada la patología, la fisioterapia nos ayudará a combatir el dolor, a recuperar las estructuras que puedan estar dañadas y a prevenir futuras lesiones. Existen multitud de técnicas terapéuticas manuales y técnicas de electroterapia al alcance de la fisioterapia que nos permiten recuperar y mantener un estado óptimo de salud.

Tras un buen tratamiento y corrigiendo aquellas posturas inadecuadas nuestro sistema musculoesquelético debe quedar preparado para someterse a las exigencias de nuestro día a día.

María Miñano, Directora de la Unidad de Fisioterapia del Hospital Internacional Medimar, Alicante. Fisioterapeuta y Terapeuta ocupacional.

 

feb 2

Ejercicios de columna lumbar

http://clinicaarriaga.com/wp-content/uploads/2013/02/cuidar_columna2-300x240.jpghttp://clinicaarriaga.com/wp-content/uploads/2013/02/cuidar_columna2-300x240.jpghttp://clinicaarriaga.com/wp-content/uploads/2013/02/cuidar_columna2-300x240.jpghttp://clinicaarriaga.com/wp-content/uploads/2013/02/cuidar_columna2-300x240.jpgEjercicios de columna lumbar

El dolor lumbar es la segunda causa más común de ausentismo laboral. Este dolor puede aparecer de forma intensa desde un primer momento o aumentando paulatinamente su intensidad a medida que pasan los días. Existen diversas causas; siendo la de origen postural las más numerosa, seguidas de los procesos traumáticos y degenerativos. La lumbalgia afecta entre un 70 y 85% de la población, a lo largo de su vida, convirtiéndose además en la primera causa de limitación física en personas menores de 45 años.

Debido a estos motivos la realización de un programa específico e individualizado de ejercicios de columna lumbar, asociado a la realización de ejercicio de tipo aeróbico por parte del paciente (natación, caminar…), va a favorecer el estado físico del mismo, ya que contrariamente a otras patologías, la lumbalgia, no mejora con el reposo. La realización de ejercicio favorece el fortalecimiento de la musculatura lumbar, proporcionando estabilidad y movimiento y previniendo nuevos episodios.

Los ejercicios propuestos a continuación, se dirigen a pacientes con patología lumbar. El programa estará compuesto por una serie de ejercicios, que combinan la flexibilización y la potenciación muscular. Se recomienda incrementar de forma gradual según la valoración del fisioterapeuta tanto en número de repeticiones, de series y de ejercicios a lo largo del proceso de recuperación según sea el estadío en el que se encuentre, siempre y cuando sea bien tolerado por el paciente y no se reproduzcan los síntomas.

Se suele comenzar el programa realizando una serie de 10-15 repeticiones de cada ejercicio y si es posible realizarlo 2 veces al día.

Es aconsejable cuando existan molestias, combinar estos ejercicios con la revisión periódica al fisioterapeuta, que él estime oportuna.

EJERCICIOS

1.  ESTIRAMIENTO DE GLÚTEO.

Desde la posición básica:

  • Se coge aire por la nariz
  • Se suelta el aire por la boca llevando la rodilla hacia el hombro contrario, ayudándonos con las manos, mientras la otra pierna se mantiene estirada.
  • Se mantiene 5 segundos y se baja lentamente.
  • Se realizarán 15 repeticiones con cada pierna.

2. DISOCIACIÓN DE CINTURAS.

Tumbado boca arriba, con las piernas flexionadas, llevará las rodillas hacia la derecha y la izquierda alternativamente, sin que los hombros se levanten de la camilla y manteniendo ambos pies apoyados.

  • Coge aire por la nariz.
  • Suelta el aire por la boca, llevando las rodillas a un lado, y a otro.
  • Se realizarán 15 repeticiones.

3. MAHOMETANA Y VARIANTES

De rodillas en la camilla, sentándose sobre los talones con los brazos estirados hacia delante.

  • Se coge aire por la nariz.
  • Se suelta el aire por la boca llevando los brazos hacia delante, deslizando las manos por la superficie de la camilla, sin levantar los glúteos sobre los talones.
  • Se mantiene la posición durante tres segundos y se vuelve a la posición inicial.
  • Se realizarán 15 repeticiones.
  • Las variantes consistirán en deslizar las manos a un lado y a otro, arqueando el cuerpo a dicho lado.

Mahometana y variantes

4. FLEXIBILIZACIÓN (LOMO DE GATO – PERRO)

A cuatro patas en la colchoneta, con las manos debajo de los hombros y los pies bajo las caderas.

  • Se coge aire por la nariz arqueando la espalda hacia abajo, sacando la tripa (lomo de perro).
  • Se suelta el aire por la boca arqueando la espalda hacia arriba, metiendo la tripa y la cabeza (lomo de gato).
  • Se mantiene la posición 5 segundos.
  • Se realizarán 15 repeticiones.

Flexibilización (lomo de gato-perro)